historia

Historia

El Centro Adventista de Vida Sana de Puiggari y el Centro Adventista de Vida Sana de Misiones abrieron sus puertas en los años 1982 y 1995 respectivamente. Pero si tenemos que hablar de sus orígenes necesitamos remontarnos más de un siglo en el pasado y viajar al norte de los de Estados Unidos. Muchos factores comunes a los habitantes de Nueva Inglaterra a mediados del siglo XIX determinaban su estilo de vida:

  • Las condiciones climáticas y la falta de información condicionaban el acceso de las personas a alimentos de calidad como frutas, verduras y aceites vegetales. Se consumían principalmente alimentos de origen animal y productos de pastelería.
  • Las casas eran calentadas con estufas de leña y chimeneas francesas u hogares. Las ventanas estaban completamente cerradas por la noche. Se consideraba que el aire nocturno era dañino.
  • Se usaba té, café, alcohol, tabaco y sidra. Tanto entonces como ahora, formaban hábito.
  • En 1900 en los Estados Unidos el promedio de vida era de 47,3 años.
  • La ignorancia de las normas de higiene, medidas sanitarias y causas de la enfermedad (virus y bacterias) hacían que las personas se enfermaran con mucha facilidad.

El 6 de junio de 1863 Ellen White, escritora y conferenciante pionera del adventismo, tuvo la visión de escribir sobre los principios para una vida sana.

Sus consejos sobre la salud fueron totalmente innovadores en aquella época. Ellos incluían:

  • El concepto de salud integral y la relación entre el cuerpo y la mente. La importancia de una actitud mental positiva y su impacto en la salud física.
  • El efecto del agotamiento y el cansancio en el sistema inmune.
  • El equilibrio en todas las áreas de la vida y el uso de los remedios naturales.
  • Lo nocivo del uso de estimulantes y narcóticos. En especial el consumo de alcohol, tabaco y café.
  • La importancia de la limpieza personal, de la casa y sus alrededores.
  • Los beneficios del ejercicio físico, el valor del agua, el aire puro y del uso adecuado de la luz del sol.

Usando tratamientos sencillos de hidroterapia, Ellen White y algunas personas de su entorno, pudieron tratar y curar a personas de enfermedades consideradas incurables en la época, como la difteria.

En la sesión de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de 1866 se planteó la necesidad de fundar un instituto de salud:

Nuestro pueblo debiera tener una institución propia, bajo su propio control, para beneficio de los enfermos y sufrientes entre nosotros que desean tener salud y fuerza para que puedan glorificar a Dios en su cuerpo y espíritu, que son suyos. Dicha institución, correctamente conducida, sería el medio para exponer nuestros puntos de vista a muchos a quienes nos sería imposible alcanzar mediante el curso corriente de presentar la verdad.

Ellen White, Testimonios para la iglesia 1:492-493

El 5 de septiembre de 1866, se inauguró formalmente la institución con dos médicos, dos ayudantes y un paciente. Tenía capacidad para doce pacientes. Antes del primer mes ya las habitaciones estuvieron llenas.

Este instituto fue el precursor de lo que luego sería el Sanatorio de Battle Creek, en Michigan.

John Harvey Kellogg, un joven de familia adinerada, estudió medicina y luego se convirtió en el director del Sanatorio. En esta institución los pacientes recuperaban su salud a través de tratamientos sencillos de hidroterapia, alimentación sana y ejercicio físico. Además, se enseñaba la importancia de la higiene y de una exposición razonable a la luz solar.

Entre los clientes habituales del sanatorio se encontraban Henry Ford, Thomas Edison y John D. Rockefeller.

El éxito del Sanatorio de Battle Creek dio origen a una red mundial de instituciones dedicadas al cuidado de la salud establecidas sobre los mismos principios. La red mundial adventista de salud, AdventHealth, cuenta con más de 570 instituciones en todo el globo.

El Sanatorio Adventista del Plata (SAP) es parte de esta red y, desde 1908, recibe pacientes de todo el país y de los países limítrofes.

De la mano del SAP, nacieron Vida Sana Misiones y Vida Sana Puiggari.

Un equipo formado por los pastores Roberto Clouzet y Juan Carlos Picasso, Néstor Rodríguez y un grupo de entusiastas de la salud comenzaron a diseñar lo que sería el centro de referencia para el tratamiento del estrés, la ansiedad, la obesidad, el tabaquismo, el estrés crónico, el alcoholismo y las adicciones mayores.

Cientos de pacientes han pasado por Vida Sana y sus experiencias siguen confirmando la vigencia de los principios de salud que desde 1863 la Iglesia Adventista del Séptimo Día sostiene y enseña.

Sanatorio Battle Creek
Sanatorio Battle Creek 1915
Ellen G. White 1827 - 1915
Ellen G. White 1827 - 1915
John Kellogg (1852 - 1943)
John Kellogg 1852 - 1943

Para más información histórica recomendamos la lectura del libro
“Elena de White: mujer de visión”:
https://m.egwwritings.org/es

Para más información sobre la red mundial adventista de instituciones de salud:
http://www.adventisthospitals.info/