Remplazar y reducir consumo de cafeína

6 Maneras de reducir o evitar la Cafeína

La cafeína es una de las integrantes de la familia de las xantinas junto con la mateína, la teobromina y la teofilina. Éstas están presentes en el café, el té negro, el cacao, la guaraná, la cola y el mate, principalmente. En este artículo te contamos cómo remplazar la cafeína y reducir su consumo.

Produce un efecto estimulante en todo el organismo que es placentero: aparenta disminución de la fatiga, produce euforia y aumenta el nivel de la atención y la concentración. Sin embargo, el problema radica en que junto con estos efectos, a simple vista positivos, vienen otras consecuencias para nada agradables.

Algunas son:

  • Aumenta los niveles de colesterol.
  • Puede producir trastornos gastrointestinales, cardíacos y del sistema nervioso central.
  • Puede interferir en el sueño.
  • Aumenta la frecuencia cardíaca.
  • Aparece mayor nerviosismo.
  • Es frecuente la aparición de dolor de cabeza.
  • Los bebés pueden nacer con menos peso del normal.
  • Aumenta el nivel de estrés.
  • Puede provocar o empeorar ataques de pánico.
  • Puede generar o empeorar conductas agresivas.
  • Genera irritabilidad.

También te puede interesar Consejos para eliminar o disminuir el azúcar

¿Cómo remplazar o reducir el consumo de cafeína?

  1. En primer lugar, en tu desayuno preferí malta o infusiones de hierbas. Podés tomarlas solas o apenas cortadas con leche descremada o leche vegetal (de almendras, coco, castañas, etc.).
  2. Además, asegurate de tomar tus dos litros de agua cada día. Si querés podés agregarle rodajas de limón o cubos de ananá o cualquier otra fruta para dar sabor naturalmente.
  3. De ser posible, tomá un desayuno completo, es decir: 1 cereal (pan integral, crackers o avena) + 1 fruta + 1 proteína (leche descremada o queso de girasol o nueces) + 1 infusión.
  4. Otra manera es con jugos de verduras + frutas. Estos son ideales para reponer los nutrientes que tu cuerpo necesita para funcionar a pleno y con toda la energía que necesitarás a lo largo del día.
  5. También tratá de no tomar nada con las comidas. De esta manera, no solamente vas evitar usar bebidas cafeinadas, sino también realizarás una mejor digestión y lograrás saciarte con menos comida.
  6. Finalmente, incorporá alimentos que son complementos de nutrientes, ya que contienen una alta cantidad de vitaminas y minerales y actúan como verdaderos energéticos. Algunos son: maca, levadura de cerveza o germen de trigo. Utilizá 1 o 2 cucharaditas en total por día.
Compartir artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *