Ejercicio

Fuimos diseñados para el movimiento. La actividad física energiza, normaliza la presión arterial, retarda el envejecimiento, mejora el humor y la autoestima, reduce el nivel de ansiedad y regula el apetito.

El ejercicio diario no sólo permite controlar el peso quemando calorías, sino que ayuda a la óptima circulación de la sangre y a la distribución del oxígeno en el cuerpo.

Cuando realizamos ejercicio el corazón se vuelve más eficiente, bombeando más rápido y aumentando el ritmo respiratorio, con lo que la sangre puede llevar más oxígeno al cerebro y a todos los órganos del cuerpo. Nuestro cerebro comienza a liberar endorfinas y tenemos una sensación de paz y tranquilidad, bienestar y placer.

“El ejercicio no solo cambia tu cuerpo: cambia tu mente, tu actitud y tu humor” Anónimo

Orientaciones: La caminata es una de las mejores formas de hacer ejercicio y la menos peligrosa. / Es fundamental estirar unos minutos antes y después de la actividad física.

Consejos

  • Consultá con un médico qué actividades podés realizar.
  • Buscá actividades que te gusten y que puedas disfrutar.
  • Hacé ejercicio aeróbico treinta minutos por día por lo menos cinco veces por semana.
  • Controlá tu ritmo cardíaco antes, durante y después de la actividad.
  • Aumentá gradualmente la intensidad.

Para que el tratamiento (curación o prevención) sea efectivo, no es suficiente con un solo remedio natural. Lo mejor es recurrir a todos los remedios naturales ya que la salud solo se puede abordar de manera integral. Por esto te invitamos a conocer los 7 remedios restantes para ponerlos en práctica y vivir mucho mejor:

whatsapp